sábado, 27 de julio de 2013

Spain is Pain #129: Entrevista a Pep Brocal. Autor de Alter y Walter.


Seguimos con las entrevistas realizadas durante la celebración del GRAF esta semana dedicada a Pep Brocal autor de Alter y Walter o la verdad invisible (Entrecomics Comics, 2013). Aquí hablamos del proceso de creación de esta obra tanto de las estructuras utilizadas en la obra así como el proceso de creación de la misma.

Miguel Pérez: ¿Cuál es el punto de partida de Alter y Walter?

Pep Brocal: Realmente el punto de partida es escarbar en esa mochila que todos llevamos y que es esa otra persona que nos acompaña pero que en realidad no somos muy conscientes de ello. La explicación que me pides es compleja, aunque podría partir de esa frase que es muy cierta que dice que “el peor enemigo de uno mismo es uno mismo”, aunque también seria cierto que “el mejor amigo de uno mismo es uno mismo”, o debería de serlo.  De esa paradoja nace Alter y Walter.

Miguel: Por eso estamos ante un libro complejo que has de sentarte a leerlo tranquilamente y pararte a pensar lo que estás leyendo.

Pep: Si, y a la vez tiene diferentes niveles de lectura. Lo puedes leer de corrido porque tiene ese ritmo de lectura, porque entras enseguida en una aventura entendida de manera clásica. Si nos olvidamos de los escenarios reales de esta aventura esto podría pasarle a cualquier personaje en otra circunstancia en un marco quizás más clásico, por ejemplo un western. Cambias a los personajes y podría ser una historia más ortodoxa; puede tener ese ritmo de lectura más de aventura en la que entras y el ritmo te lleva y creo que si te dejas llevar te lleva a gran velocidad. Pero también es cierto que también hay toda una carga, o al menos es mi intención, de descubrimiento de ese otro yo. Esta carga se va desvelando al mismo tiempo para el protagonista que para el lector. En ese momento Walter va tomando conciencia de esta y de su subconsciente, poco a poco, a veces a base de ostias y otras a través de la  reflexión. El caso es que también se puede hacer otra lectura parándote a ver dónde estás y de que se está hablando porque el tempo del cómic te permite hacer eso. No estamos ante una pantalla de cine, el cómic te permite parar, ir para atrás, reflexionar, volverlo a abrir, y me gustaría que el lector jugase con eso.

Miguel: Como descubre Walter su mochila, es una crisis personal o esta vinculada a la crisis de valores actual.

Pep: No se puede desligar a la persona de lo que en realidad es la sociedad es todo uno. En ese caso mi intención es hablar de Walter, pero lo cierto es que difícilmente puedes hablar de un personaje sin hacer una abstracción y tras Walter esta la realidad: la ciudad, el entorno, la cotidianidad, el trabajo, etc. Es decir, las pautas de la sociedad.

Miguel: Quizás la crítica más grande sea el personaje de Walter en sí mismo, una persona que deja todas sus pasiones por un trabajo para sobrevivir.

Pep: Exacto, porque eso nos puede llegar a pasar todos. Pero seas o no consciente o te des cuenta antes o después en la vida, todos nos podemos encontrar en una proporción u otra en estas circunstancias.

Miguel: Tengo una gran duda, no sé si el que vuelve a casa es Alter o Walter. Creo que una persona que no ha cambiado durante años y que se ha comido sus sueños, puede volver a ser el que era de la noche al día.

Pep: Es una duda interesante que yo no te voy a desvelar. Pero en realidad las dos opciones son buenas; si el que vuelve es Alter, supongamos que esto es bueno, en el fondo es una victoria de Walter. Porque ¿Quién sale vencedor del combate, de toda esta toma de conciencia y de toda esta carga acumulada durante todos estos años? En realidad es el propio personaje, por eso digo que uno mismo a la vez su peor enemigo y a la vez su mejor amigo o debería de serlo.

Miguel: Entonces, Alter o Walter cuando vuelve habla de un aquelarre, pero quizás se podría interpretar que ese Motel no deja de ser uno de los círculos del infierno de Dante.

Pep: Es una visión interesante y también muy lírica, no te diré que no, pero en realidad juego con los niveles de este edificio y con su materialización de su propia esencia. Esto que te voy a comentar quizás sea para gente que ya se haya leído el libro y haya sacado sus propias conclusiones o se haya planteado una serie de preguntas. Porque en realidad no me gustaría condicionar la lectura con mis apreciaciones quiero que cada uno extraiga sus propias conclusiones. Dicho esto, el edificio es algo más que un edificio es la conciencia a la vez que ese descenso al infierno y que se va corporeizando para seguir bajando en los niveles de este.

Miguel: Yo he llegado a la conclusión del infierno por los colores que has utilizado, mucho rojo y el verde para el agua. El verde es un color que se utiliza para los venenos o los cuerpos en descomposición.

Pep: También es el color del agua estancada, de la podredumbre o de la pestilencia. En realidad todo eso está en la obra y por otra parte está el rojo que es la sangre. Esa mezcla entre dos fluidos, sangre y agua estancada da un color oscuro que es la suma de las dos tintas, estoy resumiendo mucho, porque en realidad es una idea sobre la que me baso pero el resultado final se va y coge su propio camino.

Miguel: Que técnica has utilizado porque en Petman, de tu sello Badabum, está hecho a base de serigrafías.

Pep: En Badabum he podido experimentar el trabajo con serigrafía jugando en ocasiones con la transparencia y combinar dos tintas para conseguir una tercera. También he estado experimentando con la xilografía que tiene un pequeño inconveniente, que estás trabajando con una materia que no te permite hacer todo lo que tu decides sino que se impone sobre tu voluntad porque la madera es puñetera y aunque quieras hacer filigranas no las podrás hacer. Esta imposibilidad te obliga a relajarte y a decirte a ti mismo: “haré lo que pueda y hasta donde pueda”, todo eso lo encontraba muy interesante. De manera que toda esa aproximación realizada a la serigrafía y a la xilografía ha sido el punto de partida técnico a la hora de escoger el cómo debía de hacer el cómic. Por ejemplo, la tinta verde la he trabajado con tinta china negra y después he aplicado en una mesa de luz la segunda tinta que es la roja. Quería partir de esa simplicidad tanto a la hora de montar el argumento de la historia como a la hora de plasmarlo todo con el color, es una dualidad que se muestra en los personajes Alter y Walter. Es decir, rojo y verde de manera que de la imbricación de ambos personajes surge algo nuevo, estamos hablando de un tercer elemento. De todas maneras no podemos abstraernos de la carga simbólica de todo, pero tampoco de la de los colores que está en la esencia misma de nuestra cultura. Parto de una idea simple pero luego me voy, porque me gusta pelearme  con la suma de elementos y al final solo era posible editarlo en cuatricromía como yo quería, si se hubiese impreso en serigrafía el resultado hubiese sido muy diferente.

Miguel: Así que el formato final lo has decidido tú.

Pep: Si, es que la gente de Entrecomics Comics me ha dado absoluta libertad y es algo que les tengo que agradecer muchísimo. Me han cuidado, me han acompañado a lo largo de todo el proceso dándome ánimos y eso me ha permitido concebir el libro de pies a cabeza.

Miguel: No has tenido que ceder en nada.

Pep: No, en absoluto. No he tenido que ceder en nada, pero ellos tampoco. Es gente que esta muy predispuesta y con muchas ganas de que el libro saliera adelante.  

Miguel: Y lo que es más importante, conocen muy bien el tipo de lector para el que editan.

Pep: Son muy buenos conocedores del medio con una capacidad crítica muy alta y con una apertura de miras fantástica.

Miguel: como conceptualizas la creación de los obstáculos que le pones a Walter a lo largo del relato.

Pep: Los obstáculos son los escalones de la construcción, es la materia que acaba edificando el argumento. En realidad lo he concebido como un argumento muy orgánico que es moldeable, que hasta cierto punto me permite hacer trampa y jugar a confundir. Los diferentes obstáculos que se encuentra el personaje durante este periplo son las puertas que ha de ir abriendo para llegar al conocimiento.

Miguel: Has hablado de organicidad, creo que es algo que define bastante bien el aspecto gráfico del relato.

Pep: Si, aunque en muchos aspectos el tratamiento visual del libro sea naturalista para mí no es una norma que no se pueda romper. Como ya he dicho juego a engañar, por ejemplo, en un momento dado el protagonista se reencuentra con su hermano y los dos se transforman en otras cosas, en realidad estoy jugando a mostrar cómo se ven el uno al otro. Por un momento me doy la licencia que su apariencia naturalista cambie de registro. Lo mismo sucede en otros aspectos porque me gusta romper la lógica del mundo real, por ejemplo, dentro de una bañera lo que hay es una cobertura de cerámica, difícilmente se puede uno imaginar que hay todo un océano en el que puedes acabar explorando los monstruos que habitan en el fondo. Este tratamiento orgánico de que las cosas son de una manera pero podrían ser de otra me interesa muchísimo, porque tiene muchas posibilidades expresivas y también narrativas. El edificio que supuestamente esta hecho de cemento, de cristal, hierro y con vigas en realidad es dúctil según el estado de ánimo o la presencia de los personajes. Yo hice un plano para situar las escaleras, el ascensor, la puerta de entrada, en general para saber dónde me movía. Pero todo esto me lo he saltado por conveniencias narrativas, expresivas y de contenido es por eso que te decía que juego a hacer trampa.

Miguel: Una aspecto muy interesante es que haces que el subconsciente del protagonista sea un mundo desconocido para el mismo cuando en principio no debería de serlo.

Pep: No debería de serlo, pero difícilmente sabemos quiénes somos. Las circunstancias nos hacen tener una imagen de nosotros mismos que damos por buena, sin cuestionarla hasta que llega un momento crítico en el que todo son dudas. A veces ves a gente muy convencida de que serían incapaces de robar o de matar pero ponlo en las circunstancias adecuadas, pon al personaje en un argumento que lo lleve de cabeza, que le obligue a hacerlo, y a veces sin que este reflexione sobre ello,  como un acto reflejo. Estoy seguro que muchas respuestas criminales vienen de actos irreflexivos que uno nunca daría por validas, pero a las que se ve abocado. Quiero decir, que uno es el menos indicado para saber cómo es realmente.  Creo que nos sorprenderíamos si fuésemos espectadores de nuestra propia existencia, pensaríamos que se nos ha ido la olla.

Miguel: Acabas de parir Alter y Walter estas metido en alguna otra cosa.

Pep: Si, estoy metido en otra historia que en realidad sigue profundizando en estos mismos parámetros porque es un pozo sin fondo.

Miguel: Eso quiere decir que te has encontrado cómodo contando esta historia.

Pep: Han hecho que me encuentre muy cómodo. Las circunstancias que me han dado la gente de Entrecomics Comics, creo que ha sido definitivo para encontrar un línea a partir de la cual continuar explorando.

Miguel: La última pregunta, como le explicas a alguien que no tiene ni idea del mundo del cómic y le tienes que explicar a través de tu experiencia que es un autor de cómics.

Pep: Un autor de cómic es alguien que se puede atrever a explicar historias desde el ámbito argumental y visual sin más. Tan solo ayudado por las posibilidades que le da su propia dimensión, esto es: su experiencia, su cabeza, las manos, el talento para dibujar y explicarse con palabras, y que no necesita nada más. En el fondo es un afortunado porque solo depende de sus ganas y de su talento para explicar una historia. A partir de aquí te ha de acompañar el hecho de que haya gente que te compre la idea y te publique el libro para que este vea la luz, eso es quizás lo más complicado.

                                                                                                                           @Mr_Miquelpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada